Cómo dormir a un bebé con ruido blanco

Cómo dormir a un bebé cuando le cuesta coger el sueño es uno de los mayores temores de toda mamá y todo papá en los primeros meses de su hij@. Y si esto ocurre en la hora de la siesta, se puede considerar un mal menor.

Lo peor es cuando llega la noche y el bebé tiene que irse a dormir pero no hay manera de conseguirlo. O cuando se despierta en la madrugada y hay que volver a empezar con el proceso, pero esta vez con más sueño.

Si estás en esta situación o conoces a alguien que lo esté, tenemos algo ideal para el pequeñín o la pequeñina, echa un vistazo.

Si bien es cierto que cada maestrillo tiene su librillo, y todos los padres tienen su truquillo para hacer dormir a su bebé, se ha hablado mucho de algunas maneras sobre cómo dormir a un bebé, y hoy vamos a hablar de una realmente curiosa: el ruido blanco.

Qué es el ruido blanco

Es probable que no hayas oído nunca hablar del ruido blanco, pero a lo largo de tu vida lo has escuchado en innumerables ocasiones.

El ruido blanco, explicado de una manera sencilla, es un ruido constante y uniforme a lo largo de todas las frecuencias. Lo que hace es enmascarar el resto de ruidos, haciendo que se preste atención únicamente al ruido blanco.

Por ejemplo, piensa en el ruido que hace un ventilador cuando lo enciendes: ffffffuuunnnnn….

¿Aún no has visto nuestra original ropa infantil?

¡Corre a echarle un ojo!

Ese ruido es constante y uniforme, es decir, ni se para, ni se escuchan frecuencias más altas que otras. Es todo el rato igual.

Esto sería un ejemplo de ruido blanco, pero hay muchos más:

Una televisión encendida con un canal no sintonizado, un secador de pelo encendido, la campana extractora…

Una persona roncando, por ejemplo, es todo lo contrario, ya que, generalmente, las frecuencias de unos ronquidos son más altas que la de otros, y tampoco suelen ser un sonido constante. Esto dificulta coger el sueño de alguien que lo está escuchando.

Cómo dormir a un bebé gracias al ruido blanco

Este tipo de ruido tiene una peculiaridad que te gustará conocer: ayuda al bebé a coger el sueño y a mantenerlo.

Bueno, en realidad no sólo ayuda a los bebés, también es válido para que un adulto coja el sueño, así que te animamos a probarlo algún día también.

Lo que hace que alguien se despierte en la noche, entre otras cosas, son los cambios repentinos en el ambiente.

Seguro que te ha pasado alguna vez adormilarte con algún ruido de fondo que, a priori, sería molesto para cualquiera, pero de repente el ruido se ha parado y tú te has despertado de golpe.

No es que el silencio que ha invadido de repente la habitación te moleste, ha sido el cambio repentino lo que tu cerebro ha percibido y ha hecho que te despertaras.

El ruido blanco, al ser constante y uniforme, hace que el cerebro no detecte ningún cambio brusco en el ambiente, y bloquea el resto de ruidos que puedan surgir en la habitación (pasos al andar, algo que se cae al suelo, étc.).

Todo lo contrario que pasa con el ejemplo anterior de los ronquidos. Cuando alguien ronca a nuestro lado, nuestro cerebro escucha un montón de cambios en las frecuencias de los ronquidos, lo que hace complicado coger el  sueño.

Bien, pues ahora que sabes qué es el ruido blanco, es hora de poner en práctica su poder.

Afortunadamente, estamos en pleno siglo XXI, y es tremendamente fácil generar ruido blanco. Y siguiendo con la fortuna, tampoco es necesario que dejes encendido un ventilador, un secador de pelo o la campana de la cocina al lado de la cuna o cama del bebé.

Porque hay opciones mucho más fáciles de generar ruido blanco, tan sólo necesitas un ordenador o un smartphone:

  • Entra en la página web noisli.com y prueba sus colecciones de sonidos que reproducen sonidos como la lluvia, un ventilador, un canal de televisión no sintonizado…
  • Descárgate alguna de las aplicaciones para smartphone, como por ejemplo, Sleepy Time (de pago) o Noise Generator (gratuita) para Android, o Baby Sleep Ruido Blanco (de pago) para Apple.
  • Entra en Youtube y busca “ruido blanco”, escucha algunos y selecciona el que más “te guste” para poner a tu bebé.

Estos son algunos ejemplos de ruido blanco:

Curioso, ¿verdad?

Ahora que sabes cómo dormir a un bebé gracias al ruido blanco, nos gustaría que nos contaras si lo has probado alguna vez, y en caso afirmativo, si ha funcionado para dormir a tu bebé.

Cómo dormir a un bebé con ruido blanco
¡Valora esta página!

Deja un comentario